¿Nos tomamos un té?

Té
Si tienes frío te calentará, si tienes calor, te refrescará. Si estás deprimido, te animará. Si estás excitado, te calmará.

 La palabra castellana té proviene del dialecto chino amoy en su término “t’e” pronunciado “tai”

 LA LEYENDA JAPONESA

Los japoneses nunca aceptaron el origen del té en China basado en la leyenda de Seng Nung, y tienen su propia leyenda:

A su llegada a Cantón, ofrecieron a Bodhidharma, fundador del budismo Zen, una celda en un templo de las montañas donde se retiró en busca de la iluminación necesaria para fundamentar la existencia, se distrajo con la imagen de una bella mujer y para resolver la distracción que lo apartó temporalmente de sus propósitos, se concentró en meditar sobre un solo objeto o símbolo para detener el flujo mental. En numerosas ocasiones lo venció el cansancio y se durmió, entonces decidió arrancarse los párpados y los arrojó fuera de la cueva en la que vivía. Tras nueve años de meditación, había conseguido su propósito, salió de su retiro y bebió una infusión preparada con las hojas de un arbusto que había crecido donde habían caído sus párpados.

La planta fue conocida desde entonces como té, y representa el sacrificio de Bodhidharma. Por eso los monjes Zen aconsejan masticar las hojas en forma de párpado de la planta del té para mantener la vigilia necesaria para la meditación

 LA PLANTA

Hojas de té

El arbusto del té, es una planta de hoja perenne de la familia de las camelias de la que existen dos variedades.

Para su cultivo es necesaria una tierra fértil, también la altitud es importante, aunque se cultiva en laderas principalmente, cuanto mayor sea la altitud mejor será su calidad.

Son arbustos de larga vida, la variedad que se cultiva en China, Japón y el Tíbet tiene una altura de unos tres metros, y pueden llegar a los 100 años. Sus hojas son de color verde oscuro similares a las de la camelia. Sus flores de color blanco, tienen un aroma suave muy agradable.

Es una planta que resiste bien el frío, florece durante el invierno y primavera dependiendo de las zonas.

La recolección de las hojas de té de alta calidad, se hace a mano y posteriormente se someten a los procesos necesarios para su conservación dependiendo del tipo de té.

LA HISTORIA

El té es después del agua la bebida más consumida en el mundo. Hace 4000 años, con el emperador Sheng Nung se inició en china el consumo de té, poco a poco se fueron descubriendo sus propiedades como bebida tonificante, refrescante y reconstituyente y fué considerada un vehículo para la trascendencia espiritual.

Se utilizaba haciendo infusión de las hojas mas tiernas como medicina, y en poco tiempo su consumo se extendió, los granjeros empezaron a cultivarla en pequeñas extensiones de terreno y desarrollaron un sistema de desecación.

Rápidamente el té se popularizó, era consumido en tabernas y tiendas, los mejores brotes se daban como regalo a los emperadores y se utilizó como objeto de trueque en el comercio con los turcos, en forma de pastillas prensadas.

Alrededor de la nueva cultura del té floreció el arte de la porcelana, inventada con anterioridad por la dinastía Tang, fue en esta época cuando alcanzó el refinamiento que hoy conocemos.

Propiedades del té

Existen solamente cuatro tipos de té, todos ellos elaborados a partir de hojas de la misma planta, la camelia sinensis ó thea Sinensis. La diferencia entre unos y otros depende de varios factores; la época de recogida de las hojas, el proceso de recolección y fermentación y la riqueza del suelo.

De estos cuatro tipos de té: blanco, verde, rojo (Pu-erh), Oolong (té azul), y negro, surgieron nuevas variedades hasta las 3.000 que se comercializan en la actualidad; mezclando entre sí diferentes tipos de té, añadiendo aromas de flores, (crisantemo, jazmín etc.). Y también aromatizándolo con frutas o especias.

El té es rico en vitaminas A, B2, C, y E. En minerales: calcio, cromo, magnesio, zinc, sodio, fósforo, potasio, flúor, selenio, manganeso, y en aminoácidos, beneficiosos para la salud; glicina, serina, y teanina y polifenoles

TÉ BLANCO

En la antigüedad se le denominaba el té del emperador, porque prácticamente era para su uso exclusivo y de su familia, y era considerado como la bebida de la eterna juventud.

Se elabora con los brotes tiernos de la planta antes que se abran, al sol emiten destellos plateados, por lo que se le conoce como Yinzhen (agujas de plata) la recolección se hace a mano, en cantidad muy limitada, de ahí su alto precio. Se deja secar al aire libre sobre paños de seda para que se evapore el agua y mantenga todas sus propiedades. Estos brotes de un sabor suave muy apreciado concentran tres veces más polifenoles que el té verde, por lo que es uno de los antioxidantes más potentes que se conocen, también tiene la ventaja sobre otros tipos de té su menor concentración de teína.

Protege contra la caries dental por su alto contenido en flúor, aumenta la capacidad de concentración y la energía, es un suave diurético, y favorece la eliminación de grasas, baja los niveles de colesterol y triglicéridos y es cada vez más utilizado en cosmética como preventivo del envejecimiento de la piel.

TÉ VERDE

Como el blanco no es un té fermentado. Se recolecta la hoja que fragmenta y se deja secar para a continuación hacerle una cocción al vapor para detener su fermentación natural y evitar la descomposición de las hojas. Inmediatamente se hace un secado al fuego. Es antioxidante y diurético, ayuda a reducir la grasa corporal y algunas alergias, es beneficioso para el sistema circulatorio.

TÉ ROJO (PU-ERH)

Procede únicamente de China, de la provincia de Yunnan. Es un té de larga fermentación, su método de producción se guarda en secreto, se sabe que se envejece en barricas de madera un mínimo de dos años, en ocasiones hasta 50 ó 60 años para los tés más puros y de más alto precio.

En la antigüedad se utilizó como moneda y para el pago de impuestos. Para facilitar el intercambio y el transporte se prensaba en bloques o pastillas.

En china son más apreciados las infusiones de té verde, blanco y los oolong, el té rojo se le considera mas una bebida medicinal, como digestivo después de una comida pesada, y como alivio de la resaca.

Es un buen energizante por lo que es muy apropiado para personas con cansancio crónico ó depresión, desintoxica y depura, pero su mayor fama le viene por ser recomendado como ayuda eficaz en dietas de adelgazamiento, como devora grasas, porque acelera el metabolismo del hígado y reduce significativamente las grasas y los niveles de colesterol y ácido úrico.

Para endulzarlo no es recomendable el azúcar blanca, se aconseja utilizar azúcar integral, miel o cualquier otro edulcorante natural.

TÉ AZUL (OOLONG)

Oolong, significa dragón negro en honor a su descubridor Wu Liang.

El oolong es un té de fermentación intermedia. Se obtiene recolectando hojas de árboles con un mínimo de cinco años, se recogen preferiblemente por la mañana y se seleccionan solo los brotes con dos hojas que hayan estado expuestos al sol.

Se dejan marchitar parcialmente para quitarles humedad mientras se agitan para romperles los bordes, a continuación se secan en interiores a una temperatura y humedad constantes para facilitar la fermentación.

Finalizada la fermentación, se pasan las hojas a unos hornos de secado y se divide en tandas para enfriarlo , enrollarlo y envasarlo.

Ayuda a prevenir y aliviar problemas digestivos, es rico en antioxidantes, vitaminas, minerales y polifenoles. Tiene la mitad de taninos que el té negro y el doble que el té verde.

TÉ NEGRO

Es el té con más alta fermentación, de sabor más fuerte y aromático que los anteriores. Tiene un color marrón rojizo característico.

Después de recolectar y secar las hojas se someten a una fermentación al sol después de ser enrolladas. A partir de estos pasos básicos hay diferentes formas de obtener un té negro y diferentes calidades, por ejemplo con las hojas de mediana o baja calidad procesadas mecánicamente, se obtiene el té en bolsitas individuales. Para tés de mayor calidad el procesado es casi siempre manual.

Es el té más apreciado en occidente y el que mejor tolera mezclas con otros tipos de té, esencias, y otros aromas. A estas mezclas se les denomina blends.

Los dos blend más conocidos son el Earl Grey, que recibe su nombre en honor de un conde Charles Grey, fanático de esta mezcla hecha con Té de la India ó Ceilan y aceite de bergamota.

El English Breakfast, es el blend más consumido en el Reino Unido sobre todo en desayunos, porque admite bien la mezcla con leche y azúcar.

Es antioxidante, como otras variedades por su alto contenido en polifenoles. Astringente por su concentración en taninos. Diurético, reconfortante, y estimulante, es un buen sustituto de otras bebidas porque quita la sed y da sensación de saciedad.

COMO PREPARAR UN BUEN TÉlatas

Antes de preparar un buen té, hay que recordar que contiene teína y taninos, la teína, sustancia estimulante del té tarda muy poco en incorporarse a la infusión. Los taninos, tienen acción astringente, antioxidante, también son eficaces en la reducción del colesterol porque evitan su absorción, se incorporan de forma más lenta. Estos dos compuestos juntos forman el tanato de teina, un compuesto que retrasa la absorción intestinal de la teína y en consecuencia la accion estimulante del té.

Así que para conseguir un mayor efecto estimulante del té, hay que dejarlo en infusión menos tiempo, si lo que se pretende es disminuir el efecto estimulante, el tiempo de reposo debe ser mayor.

Como norma general a los dos ó tres minutos de infusión la mayor parte de la teína ya se ha incorporado, los taninos tardan entre cuatro y diez minutos.

Cuanto mejor sea la calidad del agua que utilicemos, mejor será la pureza del sabor.

Si se utiliza tetera es conveniente calentarla con agua caliente antes de hacer el té.

Las hojas té verde y los Oolong, pueden utilizarse varias veces, irán perdiendo el efecto estimulante.

Los té envasados en bolsitas son de menor calidad, aunque proporcionan una infusión más rápida, tienen menos aroma y su tiempo de conservación es menor que el té en hoja.

Cada tipo de té tiene su tiempo de reposo y una temperatura del agua adecuada, en ningún caso se debe utilizar agua hirviendo.Taza de té

Como orientación:

Té blanco: temperatura del agua entre 70 y 80º y el tiempo de infusión entre dos y tres minutos.

Té verde: Temperatura del agua 80º tiempo de reposo tres minutos.

Tés Oolong: entre 80 y 100º dependiendo del tipo, tiempo de reposo entre cinco y siete minutos.

Té negro: temperatura del agua, 90º (dejar hervir y enfriar 5 minutos) tiempo de reposo, no más de cinco minutos. Admite acompañamiento de leche, el Earl Grey también limón.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *